La luz de la verdad


Llegó el final y no sólo me refiero al de una de las series más aclamadas por la crítica en todos los tiempos, sino que Chernboyl nos permite asistir al funeral de la Unión Soviética. En entregas anteriores, podíamos entrever ciertas situaciones que se presentaban como índices de un sistema en caída libre, con una sociedad que ya no creía en un ideal como en años atrás; pero el quinto episodio de la serie creada por Craig Mazin es lapidario con una Unión Soviética que, como en el material de archivo de cierre afirma Gorbachov, encontró en una planta nuclear del interior de su territorio, una batalla que lo hizo perder una guerra que nunca había estallado.

Título original: Chernobyl. Año: 2019. País: Estados Unidos. Dirección: Johan Renck. Guion: Craig Mazin. Música: Hildur Guðnadóttir. Fotografía: Jakob Ihre. Reparto: Jared Harris, Stellan Skarsgard, Emily Watson, Joshua Leese, Ross Armstrong, Philip Barrantini, Jessie Buckley, James Cosmo, Karl Davies, David Dencik, Caoilfhionn Dunne, Robert Emms, Fares Fares, Alex Ferns, Peter Guinness, Ralph Ineson, Mark Lewis Jones, Gerard Kearns, Barry Keoghan, James Kermack, Hilton McRae, Diarmaid Murtagh, Adam Nagaitis, Kieran O’Brien, Con O’Neill, Ian Pirie, William Postlethwaite, Adrian Rawlins, Paul Ritter, Lucy Russell, Michael Shaeffer, Jay Simpson, Jamie Sives, Michael Socha, Lucy Speed, Laurence Spellman, Sam Strike, Sam Troughton, Joe Tucker, Sakalas Uzdavinys. Productora: Home Box Office (HBO) / Sky Television.


El final del cuarto episodio nos presentaba a nuestros protagonistas en una clara declaración de guerra a un gobierno y a un sistema de espionaje tanto prepotente como inmoral. Alguien debía decirle la verdad no sólo al pueblo soviético, sino también al mundo. Hoy en día, como consecuencia de los avances de la comunicación y la propia globalización mediante internet, nos resulta impensada la idea de que un país entero pudiese ocultar una catástrofe del tamaño de Chernobyl al mundo, pero en 1986 sucedió. El conflicto interno de Legasov presenta a un hombre que ha de decidir entre lo correcto y lo que su país cree que es correcto. En un sistema tan cerrado como el de la Unión Soviética, una pequeña bifurcación en el camino del país puede llegar a significar la ruina. Presionado por los dirigentes, la Conferencia en Viena fue la gran batalla que calmó las aguas en la KGB y el Kremlin. El relato nos omite la posibilidad de ver a nuestro protagonista fallar a sus ideales. La presentación de Legasov como un mártir y un héroe al mismo tiempo, impide al relato correr el riesgo de desviarse del camino, funcionando de igual manera que la Unión Soviética, y mostrar sus falencias. Una gran elipsis y la entrega de un diploma por parte de la KGB nos muestran que Legasov le ocultó la verdad al mundo. Sin embargo, un juicio queda pendiente: el de Diátlov, Fomin y Brujánov. Nuevamente, nuestros tres protagonistas trabajarán juntos.

Todo ambiente previo al juicio es frío. Legasov entra en combate con su propio conflicto interno en la frialdad de su hogar en Moscú. Las tonalidades azulinas impregnan el espacio de una cocina que dificultan el paso de la luz, como si el científico estuviese atrapado por el ambiente ruso y no pudiese escapar de él. Khomyuk ingresa y le ruega por la verdad. El diálogo deja en evidencia la difícil elección que ha de tomar nuestro protagonista. Un atisbo de luz natural atraviesa entonces una ventana lateral del fondo de la escenografía. Legasov no podría ubicarse más lejos de ella. Le teme a la luz, a la verdad. La iluminación, esencial a lo largo de la serie, vuelve a resignificarse en el episodio, como antagonista de las mentiras que rodearon el caso.

El exasperante violonchelo de Hildur Guonadóttir acompaña a los personajes al juicio. El suspenso y el clima de tensión con el que este instrumento caracterizaba las situaciones que se vivían en las inmediaciones de la planta nuclear, se hace presente no sólo para indicar que el caso aún no ha acabado, sino que el peligro nuclear sigue, y seguirá por años en la zona. El violonchelo trabaja a la par de los Roentgen que conviven constantemente en el área y alerta del peligro de una falla en los reactores RBMK que trabajan en un cuantioso número de plantas nucleares de la Unión Soviética.

El juicio es duro y esclarecedor. Primero Scherbina, luego Khomyuk, y finalmente Legasov. Cada uno explica diferentes fallas y revela lo sucedido aquel fatídico 26 de abril. Es curioso percibir el contraste entre un afuera nublado y oscuro, lleno de mentiras, y un interior del tribunal con luces enfocadas que buscan la verdad en cada testimonio. Aún más interesante es un intervalo que sin lugar a dudas además de maravilloso y poético, es extraño dentro de la propia diégesis. Tras un altercado con Diátlov, quien insiste en salvar su pellejo, la tos de Scherbina induce a un descanso en el juicio. El corte de montaje nos lleva a un exterior en las inmediaciones del tribunal, donde Scherbina le comenta a Legasov que le queda menos de un año de vida. La luz solar produce un choque con el gris del momento en que los personajes llegaban. Se trata de un espacio lleno de verdades, en el que los protagonistas se reconocen el uno al otro como héroes. La naturaleza se vuelve presente rodeando a los personajes de árboles y calma en medio de un momento intenso, agradeciéndoles su trabajo.

En su regreso a la sala, Legasov explica realmente lo sucedido, inculpando también al Kremlin. Si bien el juicio tenía eminencias científicas observando, jamás hubo oportunidad alguna para que las verdades que salieran de la boca del protagonista llegasen a buen puerto. El gobierno se demuestra frío y letal con el científico, despojándolo de todo documento que valide su accionar, dejándolo en el olvido, impidiendo que se le otorgue el mérito por haber solucionado aquel problema. Sin embargo, como bien mostró el teaser del primer episodio, la verdad saldrá a la luz con el suicidio de Legasov. La Unión Soviética está en caída libre, y lo que la imagen de un ratón similar a Mickey Mouse en las inmediaciones del tribunal representaba —el peligro acechante de Occidente— se volverá realidad años más tarde con la caída de este imperio que bien supo brillar.

Por Luciano Gerez

Recaps de todos los episodios.

Categories: Series Recomendadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *