Fanatismo que me hiciste mal


Título original: Juliet, Naked. Año: 2018. Duración: 105 min. País :Estados Unidos. Dirección: Jesse Peretz. Guion: Tamara Jenkins, Evgenia Peretz, Jim Taylor (Novela: Nick Hornby). Música: Nathan Larson. Fotografía: Remi Adefarasin. Reparto: Rose Byrne, Ethan Hawke, Chris O’Dowd, Megan Dodds, Jimmy O. Yang, Lily Newmark, Lily Brazier, Johanna Thea, Azhy Robertson, Ayoola Smart, Georgina Bevan, Laura Camberley, Michael Chapman, Begoña Fernández Martín, Karol Steele, Janine Catterall, Lee Byford, Florence Keith-Roach, Andrew Dunkelberger, Thomas Gray, Sascha Panknin. Productora: Apatow Productions.


El director Jesse Peretz nos presenta la historia de Annie (Rose Byrne), quien lleva una vida monótona junto a su novio Duncan (Chris O’Dowd), su pareja desde hace quince años, en un pueblo costero de Inglaterra. Ella es directora del museo local, cargo que heredó de su padre, y él es docente de cine y televisión. Duncan tiene una particularidad: está obsesionado con un famoso rockero de los años 90 llamado Tucker Crowe (Ethan Hawke), de quien no se sabe nada desde entonces, y coordina un foro de fanáticos de dicho cantante. La trama da un giro cuando se da a conocer una demo acústica del exitoso disco de Tucker de hace 25 años. Cuando Annie escribe una dura crítica del mismo en el foro de Duncan, hace que Tucker salga de su escondite y se contacte con ella.

El guion, basado en la novela Juliet, naked de Nick Hornby (Alta fidelidad y Fever Pitch) está plagado de un humor sutil y sarcástico, pudiendo sonar un poco ríspido e incómodo, pero logrando hacer reflexionar al espectador sobre diversos fenómenos de la vertiginosa vida moderna. El filme se propone mostrar la vacuidad y la superficialidad de los fanatismos, de las idolatrías, ese sentimiento inútil y nefasto. Esto se ve claramente en la escena en la cual se encuentran Duncan y su ídolo Tucker en la casa de Annie. Duncan empieza a halagar sin fin al músico y éste reacciona en forma irascible negando todos esos elogios y un montón de mitos que se habían tejido en torno a su vida. Otra escena en el mismo sentido se da cuando Tucker llega a la casa de Annie y descubre, en la habitación de Duncan, las paredes tapizadas con decenas de fotos de él —el músico no puede dar crédito de lo que ve, ni entender hasta dónde llega el enfermizo fanatismo.

Amor de vinilo 2018

Otro de los temas que sobrevuela el filme es la autodeterminación, el desafío a la monotonía y a la abulia para jugarse por lo que realmente queremos ser, al margen de la opinión de los demás, siendo la decisión que toma Annie al final el mejor ejemplo. Si bien el guion es compacto y tiene una estructura sólida, el mismo cuenta con algunas situaciones forzadas. Por ejemplo, el hecho de que después de que Tucker sufre un ataque cardíaco, Annie se lo lleve a su casa para cuidarlo, cuando apenas se conocían, no suena verosímil, ya que después de esto ocurre lo predecible: ambos comienzan una relación. Son debilidades de la trama que no hacen mella en el contenido global, aunque podría habérsele buscado una vuelta de tuerca más original, respetando la esencia de la novela de Hornby.

Respecto a las actuaciones, Chris O’Dowd resulta muy cómico con sus gestos y morisquetas, y acompaña con solvencia las sentencias inteligentes del guion. También es muy expresiva Rose Byrne. A su vez, Ethan Hawke compone a un ser decadente y patético, un personaje falto de compromiso, que tuvo varios hijos con distintas mujeres y, salvo a uno de ellos, al resto los ve en contadas ocasiones. De esta manera, es en manos de un gran actor como él que un papel de esta índole se vuelve tristemente real. Por otro lado, debe destacarse la bella banda de sonido a cargo de Nathan Larson (varias de las canciones son interpretadas por el propio Ethan Hawke).

En definitiva, se trata de una comedia afable con un humor irónico que nos hace reír y pensar al mismo tiempo, lo que no es poco. Además, es una historia ingeniosa que cuenta con excelentes actuaciones y un ritmo ágil y dinámico, que es complementado por una música ideal para los nostálgicos, dando como resultado un combo muy atractivo para los aficionados a las comedias románticas.

Por Laura Brosio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *