#1146. Le Gamin au vélo (Jean-Pierre y Luc Dardenne, 2011)

★★★★ (8/10)

le_gamin_au_vc3a9lo

En “Le Gamin au vélo”, una nueva incursión de los Dardenne en los conflictos familiares y en especial en los paterno-filiales, Cyril (Thomas Doret) interpreta a un niño que ha sido abandonado por su padre en un hogar de acogida. El niño -cuyos problemas de conducta lo vuelven indomable-, intenta desesperadamente dar con su padre Guy (Jérémie Renier, actor habitual de las películas de los hermanos belgas). La obsesión de Cyril lo impulsa a escaparse en varias ocasiones del hogar, donde siente que lo tienen encarcelado, recorriendo los lugares donde su padre solía pasar el tiempo, recabando pistas como si se tratara de un detective.

Luego de un encuentro puramente casual, Cyril conoce a Samantha (Cécile de France), una mujer de mediana edad que, en gran medida gracias a la insistencia de Cyril y el deseo del niño por salir del hogar de acogida y encontrar a su padre, acepta cuidarlo durante los fines de semana. Samantha asume el papel de madre y no le resulta sencillo, ya que carece de autoridad. Además Cyril está obsesionado con encontrar a su padre y, como todo niño, lo idealiza. Una serie de hechos confirman lo que Samantha ya sospecha y teme decirle a Cyril, esto es, que su padre no lo quiere ver más. Samantha se gana la confianza del niño cuando recupera su antigua bicicleta, la cual había sido vendida por su padre antes de mudarse a otra ciudad para rehacer su vida sin su hijo. Además, ayuda a Cyril a ubicar a su padre y finalmente, en una drástica y conmovedora escena, obliga a Guy a sincerarse con él y decirle en persona que no puede ni quiere cuidarlo.

Para ser un niño, Cyril tiene mucha independencia, se mueve con su bicicleta como si la ciudad le perteneciera. Cuando un niño del barrio roba su bici, lo persigue, incansable, hasta encontrarlo y darle su merecido. Samantha es incapaz de controlarlo y esto se convierte en un problema. Cyril es hipnotizado por Wes, un adolescente que intenta llevarlo por el camino de la delincuencia. Ambos tienen cosas en común, en especial el hecho de que han pasado por el mismo hogar de acogida. A falta de su padre, Cyril ve en Wes a una figura similar. Como quiere ganarse su respeto, termina cometiendo un violento robo, en el que golpea con un bate de beisbol a un padre y a su hijo llevándose la recaudación de su puesto de diarios. En una escena memorable, Cyril visita por última vez a su padre y le ofrece el dinero que ha robado, consciente de los problemas económicos que afronta y pensando, en su inocencia, que un puñado de billetes harán que su padre lo vuelva a querer en su vida. Su padre, como es de esperar, no acepta ese dinero. Pero no es eso lo que resulta chocante, sino el hecho de que su padre se deshace de él como si se tratara de un desconocido que lo meterá en problemas.

Pero afortunadamente, Cyril no está solo, ya que Samantha asume definitivamente el rol de madre y protectora del niño. “Le Gamin au vélo” trata temas universales como la rebeldía, la responsabilidad y el deseo de ser amado, y resulta conmovedora porque nos muestra las dos caras del mundo moderno: el mundo en el que los padres abandonan a sus hijos, y el mundo en el que las personas aceptan responsabilidades sin ser obligadas a ello y realizan actos bondadosos que nos llevan a no perder las esperanzas.

Por Hernán Touzón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s