#OFFTOPIC. Jim & Andy: The Great Beyond (Chris Smith, 2017)

★★★★½ (9/10)

24862627_1935846066429835_5423591295021126435_n

El documental de Chris Smith toma como base el film de 1999 Man on the Moon de Milos Forman. En dicha obra, Jim Carrey dejá en cámara un de sus mejores interpretaciones al meterse en la piel del comediante Andy Kaufman. Casi veinte años después, el documental reúne material del detrás de escena de la filmación, a través del cual se puede atestiguar el proceso de actuación de método que llevo a Carrey a borrar toda diferencia entre ficción y realidad. Muy similar a lo que lograban las actuaciones del propio Kaufman.

Jim & Andy: The Great Beyond construye su narración a partir de una entrevista actual por parte de Carrey quien funciona como protagonista y narrador y que ofrece un mayor contexto para terminar por complementar al documental y la ficción. Esto conforma a la narrativa de un material respetuoso y una visión muy íntima y personal que le da un mayor valor emocional al trabajo del actor. Todo lo expuesto en pantalla es la forma de conocer a fondo el talentoso proceso que llevó Carrey a toda costa para conocer más a Kaufman y también para abandonar su identidad, para poder escapar de su propia piel y convertirse en alguien diferente que no respondiera a lo su público o las personas que lo rodean esperaban de él.

De esta manera, se pasa a conocer y querer todavía más al actor canadiense, enlazando su vida con la realización del film de Forman y sobre todo, el costado triste del hombre que nos hace reír. Por ende, el desarrollo del documental funciona constantemente como un viaje entre la risa y el llanto que permite un acercamiento a la persona, al actor y al personaje. Tanto a Carrey como a Kaufman. Unidos en todo sentido, más allá del humor, y engrandeciendo todavía más la carrera artística de ambos y la naturaleza dramática oculta detrás de la máscara de la comedia.

El rostro del actor, con algunas arrugas y una poblada barba, develan un largo trayecto y, entrevista mediante, las emociones y vivencias guardadas en cada expresión suya. Los logros, los remordimientos, las alegrías y tristezas se ven expuestas con la sinceridad de quien las cuenta. Y si se desconfía de sus palabras, tan solo basta con observar su revelador semblante. La radiografía que supone ser Jim & Andy logra un enorme vínculo entre el comediante fallecido (Kaufman), el actor que fue absorbido por el personaje (Carrey) y la emoción que le es llegada al espectador (nosotros) entendiendo y respetando la locura, la pasión y la labor detrás del hombre y su vida, del actor y su obra.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s