#154. Cat People (Jacques Tourneur, 1942)

★★★★ (8/10)

feline-1962-09-g.jpg

El film de Tourneur adopta la forma de una historia de horror para hablar del deseo y la culpa centrada en la figura femenina. Irena (Simone Simon), una inmigrante serbia que reside en Estados Unidos, se enamora y contrae matrimonio con el consagrado arquitecto Oliver Reed (Kent Smith), un hombre respetado por sus colegas y superiores. El problema reside en que Irena se rehúsa a ser besada por su marido, mucho menos a tener relaciones. Esto se debe a las leyendas de su cultura que indicarían que de ceder al deseo, la mujer se convertirá en una feroz pantera, poniendo en riesgo su vida, la de su esposo y la de otros.

Cat People es un film que ofrece una interesante lectura acerca del lugar de la mujer en un contexto tanto real como cinematográfico, donde cualquier representación o indicio de sexualidad alguna era tabú. La fortaleza del film reside allí, pero también sabe demostrar lo poco que ha envejecido cuando demuestra su importancia siendo visto hoy en día, dentro de una sociedad que aún reprime, ataca y juzga el deseo sexual como un comportamiento “inmoral”.

El director pone en pantalla y en palabras de sus personajes un discurso que se liga tanto desde el comportamiento humano hasta el estudio psicológico que se puede hacer del mismo. Donde el marco de estudio pertenece a los miedos y la represión de los impulsos más salvajes, y la intensión de aprovecharse de ello como el verdadero mal, el hombre con poder dominante en la representación de un psicoanalista (Tom Conway).

La oscuridad del film se abre paso en la idea de la imposibilidad de amar físicamente, de expresar el deseo en su acto más carnal, y también en la forma de los celos ante aquellos que quizá puedan permitírselo, como es el caso de Oliver con su vieja amiga y compañera de trabajo Alice (Jane Randolph). Tanto se trate de la mujer que no puede estar con su amado -Irena, quien se convierte en pantera-, o la mujer que puede ser libre y estar con quien ama -Alice, quien es atacada por la pantera-, ambas figuras femeninas resultan ser víctimas del mundo en el que viven.

Cat People es un gran ejemplo del cine de horror, si bien su fin no es atormentar al espectador utiliza los momentos precisos para jugar con la tensión, como lo es la inquietante caminata en la noche o el desolado encuentro en la piscina. Pero más allá del género, el film es un manifiesto importante, un discurso que con el correr de las décadas ha ganado más fuerza en el poder de sus imágenes… claro, para quien lo recuerde y lo vuelva a ver, evitando que quede olvidado.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s