#1199. Moonlight (Barry Jenkins, 2016)

★★½ (5/10)

16938618_1586381801376265_293504412910271336_n

Nada nuevo en el horizonte puede vislumbrarse bajo el hermoso azul de Luna que baña la costa y el rostro de Chiron en Moonlight. El director Barry Jenkins decora su film con buenas actuaciones, un excelente uso técnico de la cámara y la fotografía más nada innovador o mínimamente interesante en cuanto argumento para que uno, como espectador, se lleve algo consigo tras ver el film. Dividido en tres episodios, Little/Chiron/Black, titulados así por los distintos nombres que se refieren al protagonista, al contrario de lo que indican esos títulos el film no se encarga en ningún momento de ser dotado con una identidad propia.

En vez de ello, el film se encarga de hacer uso de elementos vistos y utilizados anteriormente hasta el hartazgo con ninguna impronta que lo haga destacar entre los trabajos previos. Con momentos actorales que realmente brillan entre el tedio dramático de la historia, sobre todo aquellos momentos referidos al personaje de Juan (Mahersala Ali) o los momentos de intimidad paternal que comparte con el pequeño Chiron (Alex Hibbert), el film pareciera autosalvarse momentáneamente.

Pero es su espíritu políticamente correcto, su único elemento de personalidad, lo que mayormente le juega en contra a su historia. La fórmula de manual lo vuelve una obviedad estructural que se encarga de tomar a alguien perteneciente a una minoría, que también es gay y que a eso se le suma el hecho de que se cría en la pobreza y en un ambiente poco sano debido a una madre (Naomi Harris), perdida en la adicción a las drogas en vez de estar interesada en el cuidado de su hijo. Algo que apela sin esfuerzo al sentimentalismo y la culpa pero que no termina cumpliendo ni con uno ni con otro.

La escasez de elementos constructivos en cuanto a personaje o narrativa lo vuelve un producto completamente chato, sin intenciones de escapar al lugar fácil de tomar conciencia, lo cual hace que se vuelva un discurso reiterativo y poco atractivo de ser escuchado o tomado en cuenta. Todos elementos que en conjunto son puntos extras que seguro funcionan en las entregas de premios, pero que salen perdiendo en su totalidad en cuanto al objetivo más importante de una obra: su relación con el público.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s