★★★★ (8/10)

In a Lonely Place es una película que apuesta a la ambivalencia como elemento rector de la narración. Humphrey Bogart interpreta a Dixon Steele, un reconocido guionista de Hollywood que se encuentra en una meseta profesional.

El policial y el romance se entremezclan cuando Laurel (Gloria Grahame) se convierte en la principal coartada frente a la sospecha del involucramiento del guionista en un homicidio. El carácter violento de Dix cobra protagonismo y comienza a generar dudas tanto en Laurel como en su entorno. En este aspecto, hay una relación con otras películas de Nicholas Ray como “Rebel Without a Cause” y “Bigger Than Life”, en donde la violencia amenaza con destruir los lazos interpersonales.

Lo más interesante de la película es el trabajo en torno al personaje de Dix. Su dualidad moral se convierte en el principal obstáculo para encausar la relación amorosa hacia buen puerto. La fatalidad es una constante en el argumento, que conlleva a la imposibilidad de afianzar la relación entre Dix y Laurel. Lo volátil y lo efímero se resumen en una frase dicha por ambos personajes: “Nací cuando ella me besó, morí cuando me abandonó, viví unas semanas mientras me amó”. La puesta en escena, por supuesto, resume ese sentimiento a la perfección.

Por Hernán Touzón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *