#739. Blue Velvet (David Lynch, 1986)

★★★★ (8/10)

blue-velvet-1986-05-g

Es un mundo extraño y la forma de entrar en él es de la mano de David Lynch y su forma de registrar los suburbios estadounidenses que tienen más para revelar de lo que parece. Con su cuarto film, Lynch comienza a explorar los secretos de una típica comunidad, como años más tardes haría de forma más extendida en Twin Peaks, tentándonos con un telón (también bata) aterciopelado que al traspasarlo se puede hallar lo más perturbador que habita en este mundo de encanto. Está oscuro ahora.

Jeffrey Beaumont (Kyle MacLachlan), universitario regresado al hogar por un accidente sufrido por su padre, halla una oreja cortada en medio del césped. El director, al igual que lo hace la cámara, se sumerge en la podredumbre de esa oreja dejando tras de sí lo apacible del pueblo de Lumberton e ingresando a un mundo de ensueño y pesadilla. Detective y pervertido, como lo define el personaje de Sandy (Laura Dern), Jeffrey hará lo posible por desentrañar los misterios a la vez que lo guía un fuerte impulso de seducción y voyeurismo que expone la complejidad humana más allá de la simpleza cotidiana.

Lynch, conocedor de mundos extraños y oníricos, explora lo que podría ser un thriller convencional dotándolo de estilismo visual que poco a poco acrecienta la sensación de extrañeza. Lo que empieza con una oreja comida por hormigas llega a límites insospechados que incluyen la búsqueda de cariño (en los cuatro personajes principales), juegos sexuales, paseos violentos y la representación física del mal y la perturbación llamada Frank Booth (Dennis Hopper). Un ser inestable lleno de violencia que pone al público entre sensaciones encontradas que pueden pasar del humor al horror en solo un instante. Cualquier de los dos aspectos se encuentran regidos por la incertidumbre y la imposibilidad de comprender la existencia de un ser como este.

Blue Velvet es todo un viaje a lo más oscuro del ser humano dentro de la idiosincrasia estadounidense. Y así como hay lugar para el humor y el horror, también lo hay para la ternura más hermosa. Los petirrojos como símbolos de amor, por más que no sean vistos en gran parte del film, se encuentran allí en la relación de Jeffrey y Sandy compuesta por caminatas, charlas y bailes que nos permiten saborear una bella relación dentro de lo mundano. Y también pueden ser encontrados a través de la contención sentimental/sexual de Jeffrey y Dorothy (Isabella Rossellini) haciendo que un pedido de violencia o un dolido sollozo en brazos de su amante nos resulte tan hermoso como extraño. La fragilidad humana dentro de la dura realidad que ahora el protagonista la halla embriagadora dentro de tanto horror como también uno lo hace con las imágenes y climas enrarecidos que maneja el director.

El viaje es intenso y a la vez hermoso. La manera en que Lynch capta la atención con estilos narrativos clásicos del suspenso y los disuelve entre secuencias hipnóticas, seductoras entre tonos de rojos y azules, depura el cine conocido y lo convierte con toda su rareza en pintura, en música, en experiencia extrasensorial de la que, cual sueño seductor, no queremos nunca escapar. Purificador de la imagen y la narrativa, Lynch nos pasea dentro de la suciedad putrefacta de aquella oreja hallada en el césped y al emerger (como hace simbólicamente la cámara por medio de un zoom in y un zoom out) se puede apreciar como todo malestar parece haber sido erradicado. Se deja apreciar la belleza total de ese mundo de cercas blancas, rosas rojas y amarillas y caminatas mágicas en una cálida noche de verano. Pero también aceptando que la belleza también puede ser encontrada en lo hostil, lo extraño y en la experiencia más perturbadora dentro de ese mismo mundo. Lynch hace florecer los sentimientos más placenteros en nuestro ser y también puede revolvernos el estómago dando cuenta de que no se puede aceptar uno sin el otro. Está oscuro ahora… y es mucho mejor así.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s