#434. The War Game (Peter Watkins, 1965)

★★★★ (8/10)

the-war-game

El director Peter Watkins juega a la guerra a través de la cámara con el fin de concienciar al espectador, volviéndolo partícipe del sádico juego favorito de la humanidad. El film de 1965 se encuentra camuflado como documental de una futura guerra termonuclear, la cual en su momento se aseguraba que ocurriría cercana a la década de los ochenta. Pero no solo toma al realismo salvaje de las imágenes como disfraz sino que también funciona como relectura de las guerras pasadas.
La cámara, en lo que sería una de las primeras incursiones del género found footage y mockumentary, denota por momentos su carácter ficticio con el uso de ciertos travellings y cercanía para con los resultados de un ataque nuclear, pero a la vez se alterna con las entrevistas al pueblo británico y el contexto discursivo que plantea como factible lo visto en pantalla. En su apenas duración de 46 minutos, The War Game usa el acotado tiempo para crear una realidad no solo posible dada la tendencia de la raza humana a destruirse así misma sino también totalmente creíble desde la creación de crudas imágenes como la destrucción de hogares, el terror de la gente y el estado de las víctimas.
Basándose en hechos ocurridos, como los resultados de la Segunda Guerra Mundial, más específicamente de los bombardeos sobre Hiroshima y Nagasaki, el film sustenta su ficción a través de hechos verídicos, conformando una ironía que yace en el hecho de cuanto más avance la ciencia y las ideas humanas más cercana a la idea de lo primitivo se halla la sociedad. A través de dicha ironía, el director abre el diálogo con victimas, médicos, soldados y demás personas en pantalla que evidencian el salvajismo latente que no hace más que acrecentarse en situación de peligro. El proceder del gobierno y la opinión pública expuestos como la guerra interna de la sociedad que se ataca así misma, como puede verse en la reducción de víveres, el genocidio de personas enfermas y la respuesta vengativa por parte del pueblo ante la pregunta de si ser atacados hay que responder de igual manera.
El trabajo de dirección y actuación es tan notable, desde la ironía y la crudeza, que el film de cierta forma nos deposita en el durante y el después de las grandes tragedias de la humanidad, pasadas y futuras. The War Game, lejos de regodearse con el salvajismo y el caos registrado (que en gran parte recuerda a Night and Fog de Alain Resnais), termina realizando a través de la apesadumbrada Gran Bretaña monocromática una radiografía de lo que pudo ser, lo que fue y lo que será en una historia que tiende a repetirse para que los grandes pensadores la registren y transmitan continuando con el intento de concienciar lo más posible. Y de no lograrlo, al menos de poder grabar en la cabeza de uno las imágenes de horror con la fuerza de las cabezas nucleares.
Por Nicolás Ponisio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s