#647. Breaking Away (Peter Yates, 1979)

★★★ (6/10)

breaking-away-reunion

Comedia dramática que se centra en la relación de cuatro jóvenes que pasan sus días merodeando por el pueblo de Bloomington. Todo alrededor de este pueblo gira en torno a la Universidad de Indiana, construida a partir de un cantero que en la actualidad los jóvenes visitan por diversión.

La despreocupada vida de este grupo de amigos se contrapone con la ajetreada vida estudiantil, generando todo tipo de conflictos y enfrentamientos entre los estudiantes y los denominados “cutters”, término despectivo utilizado por los estudiantes para referirse a los pueblerinos que no van a la Universidad.

Aunque hay una línea de desarrollo del argumento que tiene que ver con la dinámica grupal, el verdadero protagonista es Dave (Dennis Christopher), que se destaca como ciclista y participa en todas las competiciones existentes. Dave habla y vive como si fuera italiano, está obsesionado con los ciclistas de ese país, con la música y con la cultura italiana en general. Tal es el grado de obsesión del protagonista, que se hace pasar por un estudiante italiano de intercambio para atraer la atención de una chica universitaria llamada Katherine (Robyn Douglass).

Pero el verdadero núcleo simbólico de la película es el que se desarrolla en torno a la relación entre Dave y su padre (interpretado por Paul Dooley), relación que evidencia una tensión manifiesta, presente en todo momento. Su padre no comprende la obsesión de su hijo por la cultura italiana y le cuestiona el hecho de que no estudie ni trabaje, aunque en el fondo el problema real es que existe un abismo generacional entre ambos, que el desarrollo de la trama logrará sino recomponer, al menos acercar.

Cuando un equipo profesional de ciclistas italianos que compite en la carrera Cinzano 100 pasa por el pueblo de Bloomington, Dave se entusiasma con la idea de correr con ellos. Sin embargo, apenas los ciclistas notan sus virtudes deportivas, hacen todo lo posible por alejarlo. La decepción de Dave se refleja en una conversación que mantiene con su padre luego del incidente:”Todos hacen trampa, sólo que yo no lo sabía”. Esta frase resulta una expresión certera de los profundos cambios que tienen lugar en la visión del mundo del protagonista.

La carrera Little 500, en la que participan ciclistas de la Universidad, es la oportunidad perfecta para que Dave y su grupo de amigos demuestren sus aptitudes. Así es como, tras vencer en la competencia, reciben una ovación de todo el público presente y restablecen la conexión con su comunidad.

Con reminiscencias a American Graffiti, la película muestra su mejor cara al seguir el deambular de los cuatro amigos por el pequeño pueblo, aunque peca de cierta ingenuidad, manifiesta principalmente en la resolución, que además resulta algo predecible.

Por Hernán Touzón

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s