Por Hernán Touzón


Título original: Far from Heaven. Año: 2002. Duración: 107 min. País: Estados Unidos: Dirección: Todd Haynes. Guion: Todd Haynes. Música: Elmer Bernstein. Fotografía: Edward Lachman. Reparto: Julianne Moore, Dennis Quaid, Dennis Haysbert, James Rebhorn, Patricia Clarkson, Viola Davis, Kyle Smith, Celia Weston, Bette Henritze, Michael Gaston. Productora: Focus Features / Vulcan Productions / Killer Films / John Wells Productions / Section Eight / TF1 International / USA Films.


Retomando la filmografía de Douglas Sirk, y realizando una alusión particular a “All That Heaven Allows” del mismo director, Haynes construye un universo ficcional autosuficiente, basado en las reglas del melodrama y en su acercamiento hacia cuestiones de clase y género en el contexto de los años cincuenta. A su vez, la película dialoga con la filmografía previa de Haynes, especialmente con Safe, que pone en evidencia la trivialidad de las apariencias sociales.

Cathy (Julianne Moore) es fotografiada por la prensa local en su hogar, siendo la encarnación del sueño americano de posguerra. Frank (Dennis Quaid), su marido, un alto ejecutivo de una importante empresa de publicidad, es respetado y apreciado por su comunidad, que se regodea en poseer un estilo de vida sofisticado. El circulo íntimo de Cathy y Frank es la fiel representación de la clase más conservadora de un país en el que las minorías raciales y sexuales distan de ser reconocidas y respetadas.

El mundo perfecto de la familia Whitaker (incluyendo los dos hijos del matrimonio), comienza su proceso de destrucción cuando Cathy encuentra a su marido intimando con otro hombre. Cathy, a su vez, entabla una relación con Raymond Deagan (Dennis Haysbert), su nuevo jardinero. Los rumores comienzan a circular en el pequeño pueblo de Hartford, considerando las diferencias de clase entre Cathy y Raymond, pero principalmente debido a que Raymond es negro.

Si bien Cathy en un primer momento se muestra como una ama de casa progresista, que acepta las diferencias tanto raciales como sexuales , y que participa en organizaciones como la NAACP -Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color-, decide romper el vínculo con Raymond cuando los rumores se vuelven contra su familia. La supuesta unión perfecta entre ella y su marido se ve atravesada tanto por contradicciones internas (Frank ve a un especialista para que “cure” su homosexualidad) como externas (las repercusiones de su relación con Raymond).

Estéticamente virtuosa, Far From Heaven se caracteriza por la utilización de la iluminación fría y cálida para establecer tonos, atmósferas y estados de ánimo, ademas de servirse de todo tipo de recursos visuales y escénicos que tienen como objetivo principal el establecimiento, a los ojos del espectador, de ese universo melodramático típico del cine de Sirk y de tantos otros directores de esa época.

La estética visual y también sonora, con la utilización de trémolos, y puntuaciones musicales llamativas, además de las sobreactuaciones de los personajes (buscadas por el director) le otorgan a la película una impronta nostálgica y onírica, que dialoga en todo momento con el cine clásico, pero manteniendo también un vínculo con el presente. Esto se debe a que los conflictos que se plantean en el contexto de los años 50 siguen vigentes en la época en la que se realiza la película (2002) y continúan sin resolverse hasta hoy.

Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *