★★★★ (8/10)

Lolita es la adaptación de Kubrick de la novela homónima de Vladimir Nabokov, quien luego de publicar la historia en 1955 se vio enfrentado a la censura editorial, hasta que finalmente, unos años después, su novela pudo ver la luz sin censura.

Nabokov escribió el guión de la película y se lo entregó a Kubrick. El guión se correspondía con una película de alrededor de siete horas de duración, por lo que el director decidió acortarlo a dos horas y media, sin antes mencionar que fue “el mejor guión que había leído”. Diferentes cuestiones relacionadas a la censura (incluyendo la aplicación del Código Hays y presión de la Legión de la Decencia), obligaron a Kubrick a eliminar escenas y situaciones de contenido erótico presentes en la novela, que terminan opacando en parte la película, por no poder explorar libremente la relación entre los personajes. Sin embargo, esto obligó a Kubrick a buscar formar ingeniosas de mostrar el erotismo, como se ejemplifica en los créditos iniciales de la película.

Humbert Humbert (interpretado por James Mason) es un profesor universitario que se obsesiona con una chica de 14 años (Lolita, interpretada por Sue Lyon). Después de descubrir las intenciones del profesor con su hija adolescente, la madre de Lolita muere en un accidente, por lo que Humbert decide escaparse con la chica. Pero sus planes de huir hacia México se ven frustrados por un perseguidor que se mantiene en las sombras y hace todo lo que está a su alcance para evitar que Humbert logre su cometido.

La película explora el gradual aumento de la tensión que existe entre los sentimientos de Humbert hacia Lolita (y en menor medida de Lolita hacia Humbert) en contraposición a la moral de la época. En determinado momento de la película y de manera sutil, una vecina de Humbert le hace notar este problema diciéndole al profesor que “la gente está comenzando a preguntarse sobre su relación con Lolita”. De esa forma se construye la idea de una moral que además de juzgar, controla los movimientos de Humbert. Este rol lo representa, en teoría, Clare Quilty, hasta que descubrimos que Quilty tiene las mismas intenciones que Humbert. Quilty está enamorado de Lolita, y está haciendo todo lo posible para separarla de Humbert. Lo que se deduce entonces, es que los comportamientos morales están retrocediendo frente a los relacionados al placer, al sexo y al erotismo, pero siguen condicionados por un estricto control por parte de los sectores más conservadores de la sociedad.

En definitiva, Lolita es una  gran adaptación de una controvertida novela que hace del amor no correspondido una tragedia. Como espectadores, nos interiorizamos en la psicología de Humbert, y llegamos a sentir su angustia como propia.

Por Hernán Touzón

Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *