#663. Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back (Irvin Kershner, 1980)

★★★★ (8/10)

MARK HAMILL, LUKE SKYWALKER, YODA, STAR WARS

La segunda entrega de la famosa saga espacial (o la quinta, según como se mire) se pone sobre las firmes manos de Irvin Kershner, quien una década después haría algo similar tomando la segunda parte de Robocop. Si bien es entretenida y posee grandes momentos Frank Millereanos, la secuela del policía de Detroit está lejos de superar a la original. En cambio, con The Empire Strikes Back, el director tomaba el trabajo y el mundo creado por George Lucas llevándolos con éxito a buen puerto y con un despliegue que amplia el universo preexistente a hipervelocidad.

El grupo de héroes rebeldes conformado principalmente por Luke, Leia y Han Solo (Mark Hamill, Carrie Fisher y Harrison Ford), ya son viejos conocidos para el público por lo que el film no tarda en meterlos de lleno en la aventura espacial. Y esa es una presencia que se hace notar y gozar, a diferencia de su predecesora que sabe deslumbrar con la construcción de mundos, criaturas, tecnologías y una labor admirable de los efectos, de imagen y sonido por igual, pero que como génesis de historia carece de un atractivo narrativo que resulta más que nada llano, no logrando aprovechar del todo el potencial de ese mundo de fantasía.

El espíritu aventurero y la imaginería visual se encuentran mayormente equilibrado en la secuela, realizando un viaje por todo lo inexplorado. La constucción de los espacios que rodean a los protagonistas como el planeta Bespin y su ciudad de las nubes o el pantanoso Dagobah, y el diseño de las flotas espaciales y de diversas criaturas, inspiran perfectamente a la aventura y la fantasía. La artesanía de los mismos y la sumatoría de títeres y el manejo por efectos de stop motion reúne la maravilla clásica de las obras de Ray Harryhausen como también las nuevas producciones de fantasías que llegarían como los films de Jim Henson y Frank Oz (quien también fue la voz detrás de Yoda).

Habiendo sido encontrado el equilibrio entre la aventura y el mundo visual, también se haya un elemento que aporta un mayor interés en el film de Kershner. Todas las pruebas que Luke enfrenta en su viaje y su entrenamiento bajo las órdenes del maestro Yoda apelan a un elemento de la narración clásica que es el camino del héroe. Al ahondar en el personaje de Luke, las causas y efectos de sus miedos y elecciones y, claro está, la traumática y clásica revelación de “Yo soy tu padre” (y no me estoy refiriendo al igual de traumático video de youtube del padre que enseña a manejar a su hijo), se vuelve un disfrute absoluto, además de convertirse en la mejor entrega de toda la saga y la más rica en contenido.

Si bien en el camino del héroe no finalizará hasta la conclusión de la saga en Return of the Jedi (Richard Marquand, 1983), el desarrollo del mismo y como afecta a Luke (increíble el enfrentamieno onírico entre él y Darth Vader) lo aleja del acartonamiento que suele destacar y jugarle en contra a esta travesía espacial. Hay una riqueza visual y narrativa tan única y bien dosificada que nutre a la historia de un carácter profundo que cohabita con la identidad preestablecida del mundo de Lucas, un mundo que junto a Kershner supo no subestimar al público ni limitarse a relegar el deslumbre con solo naves y sables láser, sino que lo tomó y lo amplio por toda la galaxia, al infinito y más allá.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s