#727. Back to the Future (Robert Zemeckis, 1985)

★★★★ (8/10)

327261

Así como haría con ese clásico de la animación que es Who Framed Roger Rabbit (1988), tres años antes el director Robert Zemeckis plantearía una reflexión acerca del pasado y el presente que también terminaría convirtiéndose en un clásico imborrable de la historia del cine. Back to the future toma el género de ciencia ficción, lo une a la comedia y aporta una sencilla pero original nueva mirada. Lo que nació como una inquietud del guionista Bob Gale, ¿cómo hubiera sido conocer a mis padres cuando eran jóvenes?, terminó convirtiéndose en uno de los mayores elementos de la cultura general. Y es que el film esta plagado de dichos elementos, sobre todo de la cultura yanqui y el sueño americano, que los reúne logrando que el film en sí termine siendo uno de ellos.

Detrás de los viajes y paradojas temporales se halla una (re)visión del corazón de una sociedad, sus valores, el nacimiento de ellos, de su generación, y la hipocresía de la misma. Obviamente siempre tratado desde el lado del humor y en vista de apuntar a un producto para toda la familia, exceptuando el contenido como herramienta de análisis freudiano. Si en Roger Rabbit Zemeckis recurriría a la nostalgia para volver a los años 40 y revitalizar el género noir, con Back to the Future haría lo mismo con los años 50, década soñada si las hay, exponiendo que en sus bases no hay mucha distancia con el tiempo presente (1985). Desde el abuso del más fuerte al más débil como es el caso de Biff Tannen y George McFly (Thomas F. Wilson y Crispin Glover), la falsa inocencia ante la familia por parte de Lorraine (Lea Thompson) o la jovial vejez del doc Brown (Christopher Lloyd). Todos aspectos inalterados por el paso del tiempo, al menos hasta el viaje temporal realizado en el Delorean por Marty (Michael J. Fox).

El film sabe ahondar de manera caricaturesca en los valores y las acciones de la época, sin perder nunca de vista la aventura y el entretenimiento, de lo que el productor Spielberg un poquito sabe, y sin recaer en efectos o tratamientos de super producción (eso estaría más presente en la futurística segunda parte). Así como el film desde su trama expone una mirada nostálgica y hace uso de clichés e imágenes simbólicas de una era, el trabajo de Zemeckis, Gale y las actuaciones principales logró construir hermosamente diálogos y momentos icónicos que, hoy en día, son representantes de la década de los ochenta, de la infancia de muchas generaciones y de la cultura no solo norteamericana, sino mundial.

Ver y revisitar Back to the Future es volver a otro tiempo, es viajar en el Delorean junto a Marty, preocuparnos porque su existencia pueda ser borrada, y es que la identidad se forma principalmente gracias a los padres y el film sabe explorar eso llevándolo a nuevos niveles, y bailar extasiados al son de Johnny B. Goode. Sin saberlo, Zemeckis y compañía desde su cariñosa mirada al pasado construyeron una obra que evocaría lo mismo para el público, haciéndolo viajar incontables veces abordo del film, una verdadera máquina del tiempo en toda su expresión.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s