★ (2/10)

En films como Ceddo el cine funciona como medio conector entre dos culturas sumamente distantes. Sembene construye cuasi de manera documental una crítica acerca del colonialismo. De como un pueblo africano agrícola es dominado tanto por la cultura europea como la musulmana.

Mientras que el rey legítimo intenta conservar su poder, el film se enfoca en como dicho poder es arrebatado y pasado de mano en mano según las conveniencias de aquellos que ocupan un trono gobernante. El factor que le juega en contra al film y que podría haberse usado de mejor forma como toma de conciencia, es que el uso cinematográfico y el timing narrativo se pierde en un cerrado muestrario ceremonial de su cultura. En discursos y simbolismos que exponen la falta de civilidad en aquella autoridad presente.

Es en esos aspectos donde la voz protestante se hace oír, o en aquellas imágenes en que el autoproclamado líder musulmán instaura su régimen, pero allí también es donde la reiteración de actos y situaciones extremadamente densas impiden el nexo conector cultural entre contenido y espectador. Todo interés se pierde y la toma de conciencia no llega a despertar sino que la incita a tomarse una siesta.

Por Nicolás Ponisio

Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *