★★½ (5/10)

Retrato ultra realista de la vida cotidiana de un trabajador negro de un matadero en la ciudad californiana de Watts durante la década del 70. Interesante poder acceder a un relato que evita los estereotipos usuales del cine (principalmente el esteticismo).

El carácter episódico de la narración se evidencia desde el comienzo: no hay una trama definida sino más bien una serie de hechos que se van sucediendo y dan forma final a la película. Rodada en un blanco y negro austero y con bajísimo presupuesto, la película tuvo reconocimiento crítico bastante después de su estreno por problemas de distribución durante su estreno oficial. Su forma de mostrar la pobreza y la marginalidad son realmente una novedad en el tipo de cine de la época.

Sin lugar a dudas, Killer of Sheep debe haber influenciado a Spike Lee por su obstinación en contraponer la vida real en los barrios negros, al american way of life o al sueño americano, tantas veces representado en el cine mainstream hollywoodense. El problema de la película es más bien de tipo narrativo. Da la sensación de que los diferentes episodios no lograr enlazarse entre sí, lo que va convirtiendo a la película en una suerte de documental sin trama alguna.

Por Hernán Touzón

Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *