★★★½ (7/10)

Un Conformista es -según la RAE -alguien que “…fácilmente se adapta a cualquier circunstancia de carácter público o privado”. Tal es el caso de Marcello Clerici, personaje por momentos complejo por otros simple. Bajo la aparente tranquilidad de su rostro hay secretos de su infancia que intentan emerger desde su subconciente. Convertido en un miembro del Partido Fascista italiano, es encomendado en una misión complicada, ya que debe deshacerse de un antiguo profesor universitario (Quadri), exiliado en Francia, y declarado anti-fascista. Entre medio hay dos mujeres, una, la esposa,  y otra, la esposa del profesor universitario. Pero no  hay ningún tipo de triángulo amoroso, ya que Clerici se enamora de la esposa de Quadri apenas la ve. Curiosamente, el encuentro con Quadri se da en la supuesta luna de miel de Clerici en Francia, siendo ésta una  pantalla para cubrir su misión como miembro de la Policia Secreta Fascista, donde tiene como misión asesinar a Quadri. Clerici es conformista hasta en el aspecto amoroso, viendo incluso como la esposa de Quadri es asesinada delante de sus ojos. Su mirada se mantiene fría y distante mientras asesinan a su amada. Finalmente, cuando el Fascismo deja el poder, Clerici tendrá un brote casi psicótico y comenzará a denunciar a fascistas conocidos. Sin embargo, seguirá casado con la misma mujer.

Estéticamente la película es brillante. Se permite utilizar la composición del cuadro de manera pictórica en muchas oportunidades, logrando imágenes ornamentadas dignas de un cuadro barroco. La frialdad del protagonista impregna todas las escenas. Casi se podría afirmar que lo que vemos no es lo que el director ve, sino lo que el protagonista ve, la forma en la que lo ve y lo interpreta. Pero ese efecto, claramente buscado, juega en contra del desarrollo del guión. Si un personaje no reacciona nunca, se puede decir que no existe ningún conflicto para evidenciar, por ende, se pierde algo de la fuerza del clímax.

Por Hernán Touzón

Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *