OFFTOPIC. The Amazing Spider-Man 2 (Marc Webb, 2014)

★★★½ (7/10)

10153064_844303585584094_1167654404011830413_n

El temor a la hora de ver The Amazing Spider-Man 2 se debía mayormente a la cantidad de villanos que andan superpoblando la pantalla. El arácnido esta vez tendrá que lidiar con tres villanos, error que anteriormente había cometido Sam Raimi en la tercera parte de su saga. En el film de 2007, los villanos se pisaban entre ellos torpemente, por momentos teniendo motivaciones y por otros dejándolas de lado o simplemente olvidándolas. El problema con tantas líneas argumentales para desarrollar cada uno de sus personajes era que ninguno de ellos era trabajado del todo. Marc Webb y su grupo de guionistas supo encontrar la forma de aprovechar a los villanos de turno (exceptuando a Rhino encarnado por un desaprovechadísimo Paul Giamatti) pero sin tener que centrar la trama en sus fines e intereses. Webb repite y mejora lo que ya había logrado construir con la primera entrega de hace dos años: la química entre Peter y Gwen (Andrew Garfield y Emma Stone). El director viene del mundo del videoclip y la comedia romántica y sin poder escapar al espíritu de la segunda carga a sus personajes de momentos perfectos y el carisma necesario para que, llegado el momento, nos preocupemos lo suficiente por ellos.

Las escenas de acción, pocas pero están, no se quedan en lo que nos muestran los trailers. No son solo un conjunto de planos con explosiones y efectos por doquier que no dejan diferenciar al film de un videojuego de Playstation. Eso se debe a la carga emocional, nuevamente gracias a la construcción de personajes, que se sabe manejar muy bien junto al humor y el aparatoso despliegue Hollywoodense. No expresaré que la presencia de los villanos sea nula en el relato pero la trama detrás de la corporación Oscorp (la verdadera cara del mal) y la romántica, ambas comenzadas a desarrollarse en la primera entrega, terminan siendo el gran atractivo del film.

En cuanto a la amenaza de Electro, subtítulo que se le agregó por estos lares, el personaje de Jamie Foxx vendría a ser una especie de merchandising que ocupa mayor lugar en los pósters que en la historia. Tiene el desarrollo y la presentación necesaria para ser un gran villano pero al lado del clásico némesis del arácnido, el Green Goblin (Dane Dehaan, ya visto en Chronicle), Electro termina perdiendo fuerza como si se tratara de una de las tantas luces que consume en el film o quizás le sede la energía justa para que su maléfico compañero brille como tal, erizando la piel de quien lo ve. El clímax final, compuesto por dos batallas y que tiene como conclusión algo que no será sorpresivo para los fanáticos del cómic, alcanza un tono épico que de no haberse incluido previamente esa gran química lograda por la pareja protagonista, carecería de todo sentido y se volvería una escena de acción más totalmente vacía y con solo ganas de entretener a las masas comederas de pochoclo. Webb logra el punto justo para satisfacer a todos con el mismo carisma del que gozan sus personajes para atrapar al público en esa sosprendente teleraña que es The Amazing Spider-Man 2.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s