★★★½ (7/10)

Hay diversas formas de narrar una misma historia. En The Ladykillers están todos los elementos de una típica película de crimeny misterio: un robo -incluyendo su planificación y ejecución-, montones de dinero, alguien que sabe demasiado, etc. El hallazgo en esta película es agregarle un costado humorístico y naíf a las situaciones y caracterizaciones.

El plan del comienzo, el robo de 60 mil libras esterlinas, no sale del todo bien. Este hecho provoca una serie de situaciones entre cómicas y patéticas que van dándole empujones a una trama (vista hoy) un poco naíf. En reiteradas ocasiones, lo criminal se torna bizarro y ahí es donde surge la comedia. Si algunos dicen que la comedia es tragedia más tiempo, en este caso, estamos en esa senda. El estiramiento de algo que en un comienzo era sencillo es lo que produce que todas las escenas tengan ese doble matiz. Las muertes se van sucediendo de forma progresiva hasta llegar al final, marcando el pulso y tono del guión. El problema es que, vista hoy, la película se desenvuelve de forma demasiado predecible.

Por Hernán Touzón

 

Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *