#838. JFK (Oliver Stone, 1991)

★★★★½ (9/10)

jfk_2

JFK es la historia de un hombre obsesionado con saber la verdad. No estamos hablando de una biopic del ex-presidente de Estados Unidos (John Kennedy) sino de una película sobre la única investigación seria realizada hasta la fecha de hoy (y en su momento, hasta la fecha de estreno del film). En más de 3 hs 30 min. de duración conocemos todas las aristas de un complot gubernamental, paramilitar, civil, mediático, diseccionado como pocas veces se ha visto en la pantalla grande. Nombres, expedientes, filmaciones, grabaciones, diálogos off the record son puestos al servicio de una trama que avanza de forma lenta pero que a su paso va cubriendo, como una suerte de radar, todo el espectro de posibilidades en relación al atentado sucedido el viernes 22 de noviembre de 1963. Las imágenes del incidente se repiten varias veces durante la película, siempre desde perspectivas diferentes, con la intención de mostrar que el hecho ya ocurrió y que lo que queda para los investigadores y para la opinión pública son interpretaciones sobre lo sucedido (es muy inteligente el entrecruzamiento entre imágenes de ficción e imágenes documentales de archivo, y el montaje realizado en varias secuencias a lo largo de la película). En ese terreno se encuentra lo interesante de la trama, que deja que el espectador, a la vez que los investigadores, pueda ir confeccionando su propia versión de los hechos, uniendo fragmentos de un rompecabezas que quizás nunca se resuelva. La razón original radica en una paradoja. Si fue un complot desde la cúpula del poder, entonces, esas personas, fueron lo suficientemente inteligentes para borrar la mayor cantidad de pruebas que puedan haber quedado. Y si quedaron pruebas contundentes, esas mismas personas, pueden seguir eliminando esas pruebas, o esos testigos, porque siguen en el poder. La película plantea la posibilidad de que en el año 2028, por ley, se pueda acceder a varios archivos clasificados de los servicios de inteligencia, pero tampoco es un dato certero, ya que, no sabremos quién gobernará Estados Unidos para esa fecha. Quizás lo único criticable de la película sea un exceso en el enfoque sentimental del protagonista (Kevin Costner, como el fiscal que impulsa la investigación). El desarrollo del argumento nos recuerda en muchas ocasiones a “Todos los hombres del presidente”, otra película sobre un complot gubernamental (que obligó a Nixon a presentar su renuncia como presidente). En el caso de este film (15 años anterior a JFK), el director optaba por centrarse única y exclusivamente en la investigación, sin apelar en ningún momento a subtramas para endulzar el producto final. Lo que puede justificar este agregado en JFK es que finalmente en el juicio no se termina dictando sentencia contra nadie, pero lo que sentimos sobre el final es que la batalla del protagonista es una batalla ganada, en un terreno espiritual y humano, no en el terreno estrictamente legal. La realidad también es que el costado emotivo surte su efecto sobre el final, por ende, puede haber una justificación a nivel de intensidad dramática en ascenso a la hora del clímax. Hollywoodense pero funcional a una idea y un mensaje por parte del director Oliver Stone, que se dio el gusto de realizar una película bastante menos convencional de lo que parece a primera vista.

Por Hernán Touzón

Anuncios

Un pensamiento en “#838. JFK (Oliver Stone, 1991)

  1. Pingback: #1155. Spotlight (Thomas McCarthy, 2015) | Las 1001 peliculas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s