#193. Notorious (Alfred Hitchcock, 1946)

★★★★ (8/10)

Notorious-1946-DI

Con su noveno film en tierras yanquis Alfred Hitchcock utiliza su clásico McGuffin para restarle importancia a la supuesta intriga de la trama. Y es que lo que en realidad parece una historia de espionaje en Brasil, resulta ser una de las historias de amor más dolidas del séptimo arte. Lo notorio del film de Hitchcock se manifiesta solo y únicamente gracias a la cámara. Las palabras o explicaciones están demás, no son necesarias. Es a través del arte del detalle que se lleva a la cámara y a los actores a su máximo poder de expresión. Todos sabemos lo que los protagonistas sienten el uno por el otro (Cary Grant e Ingrid Bergman), los planos cercanos a sus rostros realizan la declaración de amor que ellos no se permiten expresar. Intensifica a cada momento el impedimento de los enamorados por lograr estar juntos, a veces por peligrar su misión, otras por orgullo. Por más que la trama romántica ejerce un dominio mayor que la intriga policial, no significa que el film se encuentre constantemente recorriendo el campo del periplo amoroso. Nuevamente con el uso del detalle como intensificador de la carga de sentido, el director inglés toma (o mejor dicho se acerca) a objetos inanimados (una taza, una llave, una botella de vino) y disponiendo de ellos de manera tal que incluso los personajes quedan en segundo plano. Secuencias como la del plano que capta toda una fiesta desde lo alto de la escalera de una mansión y se desliza suavemente sobre el escenario hasta terminar en el interior de una mano en el vestíbulo, mantienen en suspenso una trama que no acaba por desarrollarse completamente. La tensión, elemento que ya por lo que genera tiende a ser de una gran y vital importancia, nace paradójicamente de los pequeños detalles que ante Hitchcock se destacan de manera colosal. Esos detalles son quienes construyen y guían paulatinamente a los personajes enamorados a una resolución que lejos está de llegar a buen puerto. Es por eso que ante tantos planos cercanos el director decide alejarse finalmente de ellos y permanecer a la distancia. Al menos siempre tendremos Río… y el arte de Hitch.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s