#711. The Terminator (James Cameron, 1984)

★★★★ (8/10)

tumblr_mb9w0x8yXT1r344y9o1_1280

El Terminator es una máquina asesina que desde su llegada al presente se muestra imponente, devastador, hasta terrorífico. Nada lo detiene en su cacería humana. The Terminator no es solo el título del clásico de 1984 sino también es sinónimo del film en sí. Desde su prólogo futurista con un impecable arte miniatura, plantea su mirada del mañana (y también por qué no de su ahora) que sustenta al film de Cameron y su correspondiente secuela en las columnas de la acción y la tragedia.

La historia, la cual falla en algunos aspectos que sirven como eje de la trama y de su punto de giro final pero que en ningún momento la echan a perder, se mueve nadando en las turbulentas aguas climáticas que genera. En respuesta a eso sus personajes solo pueden correr y el espectador disfrutar. Después del increíble prólogo si era difícil imaginar que lo que vendría a continuación lo superaría, al menos se podía pensar en mantener su nivel inicial. Sin embargo con cada aparición del cyborg, cada persecución, y cada cartucho de ametralladora vaciado se supera el nivel de entretenimiento y poderío visual. Éste último todavía más meritorio teniendo en cuenta los escasos recursos económicos de producción. Gracias a esas secuencias, como el ataque en la discoteca, la persecución en auto o el balaceo en la estación de policía, el film alcanza una y otra vez un ritmo ágil con pulsión de muerte que habita en el interior del campo visual.

En términos interpretativos cualquiera puede pensar que la película de Cameron es únicamente una excusa de poner secuencias explosivas detrás de otra para entretener a las masas no pensantes como si se tratase de cualquiera de las entregas de Rápido y Furioso. Otro elemento que puede ocasionar ese pensamiento es la participación actoral de Arnold Schwarzenegger, muchas veces sinónimo de acción banal y sin sentido. Pese a ello, la falta de capacidad para actuar y de expresión sirven a la perfección como credibilidad (no es por nada que el ex gobernator debe ser el peor actor con mejores películas). No hay duda que ese sujeto es un ser artificial, comparte todas las características para ser un asesino serial o a sueldo…  sus intenciones tan inhumanas no los difieren de una máquina. Su frialdad y gélida actitud transmiten esa correcta sensación que se está frente a algo que es prácticamente indestructible.

Y es que a fin de cuentas The Terminator es un film sumamente climático (y en gran parte de terror), transmisor de sensaciones con solo artilugios audiovisuales y no tanto atado a una fuente literaria como la narración. Son las atmósferas de tensión las que hacen pender de un hilo al expectante público y, en cada enfrentamiento de los personajes, no imaginar otro final más que uno trágico. Desde su visión del futuro, sus desoladores ambientes y la destreza técnica Cameron construye un exoesqueleto fílmico que lejos está de ser derrotado por el fuego y mucho menos por el paso del tiempo.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s