#350. Pickpocket (Robert Bresson, 1959)

★★ (4/10)

“Este no es un film policíaco. El autor quiere exprimir, a través de imágenes y sonidos, la pesadilla de un joven empujado por su debilidad a la aventura del hurto, para la cual no estaba hecho. Solo esta aventura, atravesando caminos desconocidos, reunirá dos almas que, sin ella, probablemente nunca se habrían conocido”. Con estas palabras comienza el film Pickpocket y a su vez explicita lo que, por medio de las imágenes, en ningún momento logra. El contenido visual solo juega un rol importante a la hora de demostrar el procedimiento y virtuosismo del carterista. La habilidad para robar vuelve al acto criminal en un arte en sí que funciona tanto visualmente (la secuencia de varios robos a bordo de un tren despliega técnica y encanto) como también en forma narrativa con algunos permitidos de tensión. Sin embargo, exceptuando la escena mencionada, el acto de delinquir, situación realista si las hay, se convierte en un acto irreal en pos de mostrarlo alevosamente y casi en ralenti paso por paso. En cuanto al sonido, otro elemento que según la placa inicial el director lo utiliza como transmisor de idea, prácticamente se encuentra ausente. La mayor parte del film no contiene música extradiegética (y si vamos al caso diegética menos) y cuando hace uso de ella no se corresponde demasiado con la acción del film o funciona como introduccion/conclusión de algunas escenas. Bresson toma el hecho criminal como una justificación o excusa del protagonista para con sus convicciones acerca de la sociedad y para disponer a él y sus amigos en diversos discursos filosóficos. Esos discursos contienen algunos puntos interesantes como la diferenciación entre gente talentosa que debido a su condición social se ve impedida a alcanzar o demostrar su potencial y la gente que por solo tener recursos triunfan sin mérito en la vida. Pero lo que resulta en principio una mirada interesante se vuelve en exceso tedioso, poco interesante y un mero ensayo de demostración intelectual a través del habla. Un film que, por tener recursos pero no hacer buen uso de ellos, debe reforzar sus ideas o hacerlas visibles (al igual que lo justificaba con su placa inicial) dejando prácticamente de lado las herramientas cinematográficas.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

2 pensamientos en “#350. Pickpocket (Robert Bresson, 1959)

  1. Con este texto dejas en claro que no sabes nada de cine. Estudia un poco, lee, piensa un poco en las imágenes antes de ponerte a escribir sobre películas, en especial haciendo juicios de valor sobre algo de lo que no tienes idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s