#416. Scorpio Rising (Kenneth Anger, 1964)

★★½ (5/10)

Scorpio Rising (1964)

spa

Compendio de la cultura pop de los años cincuenta y sesenta. Por allí aparecen Marlon Brando, James Dean, la música de Roy Orbison, Ricky Nelson y Elvis entre otros. ¿Su función? Acompañar la preparación y salidas de unos motoqueros encuerados. Fetichismo a la orden del día en un film que, provocador en el contexto de la época, fue uno de los primeros en exponer en cine la homosexualidad, elementos de ocultismo e incluso parafernalia nazi pero sin contenido alguno o una búsqueda de sentido. La intención detrás de las imágenes yace únicamente en el esteticismo y el poder del montaje. La edición es fuerza de sentido e interpretación, en el film de Kenneth Anger hay poco y nada de ello. Al no haber una historia per se los personajes no sufren cambio alguno, más si lo hacen las imágenes quienes pasan de una cuidada estética a una frenética suciedad con el ruido de motores que se unen al soundtrack o las, cada vez más, bruscas imágenes. El poder de los ciclistas, su furia y pasión recargan la pantalla y por primera vez contiene un sentido. Un punto a favor para una película que prevalece un fin puramente estético y la cual entretiene en su corta duración gracias a la gran banda sonora que vuelve más ágil el visionado sin llegar a cansar al espectador. De todas formas esto no evita que se vuelva un mero videoclip con algunas pocas acertadas imágenes que cautivan brevemente pero que en definitiva no acompañan demasiado al film. Al igual que un conductor que tiene una Harley-Davidson solo para hacer gala de su provocador estilo pero no tiene idea de cómo manejarla realmente, Anger no despliega del todo bien en su obra el atractivo de una época y estilo, quitándonos las ganas de subirnos con él y dar una vuelta más en ella.
Por Nicolás Ponisio
enCompendium of the pop culture of the fifties and sixties. For there are Marlon Brando, James Dean, the music of Roy Orbison, Ricky Nelson and Elvis among others. Its purpose? Accompany the preparation and outputs of some bikers in leather. Fetichism in its splendor in  a film that, provocative in the context of the time, was one of the first films to exhibit on homosexuality, and even occult elements Nazi paraphernalia but with no ideologic content or a search for meaning. The intention behind the images lies solely on aestheticism and editing power. The editing is the power of meaning and interpretation, in this Kenneth Anger’s film. Since there is no story per se the characters remain unchanged, but the images do change, shifting from a refined appearance to a frantic dirt with engine noise that mix with the soundtrack or, increasingly, to the sharp images also. The power of cyclists, their fury and passion fill the screen and for the first time this has a meaning. A plus for a movie that has a purely aesthetic approach and which entertains in his short life due to the great soundtrack that becomes more agile without actually being a  snoozer.  Anyway this does not prevent from becoming a mere music video-clip with a few images that captivate briefly successful but ultimately not too related to the film. As a driver who has a Harley-Davidson just to show off his provocative style but have no idea how to handle it really, Kenneth Anger does not display quite right the appeal of an era and style, taking away the urge for us  to ride with him for another lap.
Nicolás Ponisio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s