#916. Deconstructing Harry (Woody Allen, 1997)

★★★ (6/10)

Deconstructing Harry (1997)

 

Harry Block es un novelista que sufre un bloqueo creativo. Su vida tambalea entre la realidad y la ficción. Los personajes que crea con su imaginación ingresan en su vida, y él en la de ellos. Bordeando la locura, la psicosis y la paranoia, la mente de Harry es como un agujero negro que absorve todo lo que sucede a su alrededor. El guión también es caótico. Promediando la película los fantasmas creados por Harry inundan el mundo de los vivos y ya no hay vuelta atrás, la ficción fagocita la vida real. Como punto de partida y posterior desarrollo, la intención de Deconstructing Harry es original y novedosa. Es el Woody Allen al que acostumbramos ver cuando está inspirado: la mayoría de sus intervenciones resultan cómicas y frescas. El problema son los demás.  La historia no logra encauzarse hacia buen puerto, porque quizás nunca fue pensada una resolución de antemano. Cuando llega el final, y comprendemos que Harry tendrá que reconciliarse con sus fantasmas, la resolución se vuelve demasiado obvia como para caer de imprevisto. En todo caso, lo interesante de la película se puede encontrar en el terreno de los límites (o fronteras) de la ficción. Como la subjetividad abarca todo, lo que Harry representa para nosotros, como espectadores, pero también como creadores, es que la imaginación es la madre de todas las destrezas humanas, y, por ende, crea realidades nuevas.

Por Hernán Touzón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s