(0/10)

Históricamente, She Done Him Wrong tiene algún tipo de trascendencia. Fue la causante de la imposición de un código cinematográfico en Hollywood, de tinte republicano -y por ende, ultra conservador- que duró hasta los años 60. En ese código se establecía el tono de los diferentes temas que se podían tratar en pantalla. Los temas “inmorales”, como los relacionados a la sexualidad o al crimen, debían ser suavizados. Más allá de eso, la película carece de cualquier tipo de elemento para poder emitir un juicio serio. Carece de una estructura narrativa creíble, por fallas repetidas en el acercamiento a la historia. Los personajes parecen robots que dicen lo que el director les sugiere (incluso Cary Grant). Nunca terminamos de entender si estamos viendo una comedia, un drama, un policial, o un musical barato, y el exceso de diálogos intrascendentes refuerza la sensación de estar viendo una película destinada al olvido. La única meta de la película es mostrar a Mae West ataviada de joyas, hablando en tono seductor y cantando para su audiencia. No hay nada más que eso.

Por Hernán Touzón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *