#737. Manhunter (Michael Mann, 1986)

★★½ (5/10)

Manhunter (1986)

 

The Tooth Fairy es un asesino serial que mata a sus víctimas mientras le ingresa cristales de espejo en los ojos para poder sentirse observado y sobre todo deseado. La elaboración de este personaje (de guión y actoralmente) logra ser sumamente destacable gracias al conflicto interno que sufre, por el cual sentimos lástima y por lo tanto empatía. Desgraciadamente es de las pocas cosas destacables que tiene el film de Michael Mann. Luego de una introducción y la escena inicial que prometen un thriller oscuro e inquietante en forma de envoltorio, al abrirlo se obtiene una historia que no es bien encaminada. Uno de los elementos que dificulta el camino es la elección de William Petersen en el rol protagónico. El detective Will Graham tiene la habilidad de poder pensar como los criminales a los que caza y debido a ello padece fuertes problemas emocionales. Lo que se anuncia “guionalmente” no puede ser tomado por la cámara en la inexpresiva actuación de Petersen. Como si de comics de los cuarenta se tratase, en los cuales toda acción de los personajes era explicada en extensos globos de diálogo, la única forma que tiene para transmitir sus emociones o de hacer llegar una idea al público es hablando consigo mismo exageradamente y rozando el absurdo. Una actuación que, junto a una trama que pierde agilidad y se ralentiza demasiado, tira por la borda los pocos pero efectivos climas de suspenso. Una parte importante del film es dedicada a explorar el mundo del asesino interpretado por Tom Noonan como si el director fuera consciente de la pérdida de interés que ocasionaría Petersen. Allí es donde la historia y varios aspectos del film como la fotografía, las actuaciones y la banda sonora entran a ser explotados con éxito (memorable la secuencia de planos detalles que acentúan los deseos sexuales y criminales del villano). Un despertador que causa efecto hasta la conclusión. Los minutos finales ya merecen una mención aparte a causa de la molesta banalidad ochentosa y las ganas de Mann por introducir un poco de su Miami Vice desencajando completamente con el resto de la película. Sorpresivamente la remake de este film a cargo de Brett Ratner (Red Dragon, 2002) supera con creces al original haciendo un mejor uso del suspenso y otorgándole mayor dinámica. Manhunter solo guarda unos pocos buenos momentos y las ganas de ponerle cristales en los ojos al espectador para sentirse al menos un poco más observado y apreciado.

Por Nicolás Ponisio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s