OFFTOPIC. The Green Mile (Frank Darabont, 1999)

★★★★½ (9/10)

The Green Mile (1999)

The Green Mile (“Milagros Inesperados”) se estructura en base a una idea religiosa: la de la posibilidad de redención. Lo interesante de este concepto es como se filtra en todos los aspectos de la vida social contemporánea. De alguna manera, cuando alguien es encarcelado y sentenciado a muerte, el Estado es quién le está prohibiendo a esa persona la posibilidad de redimirse (y reinsertarse en la sociedad). Pero The Green Mile es más una película sobre individuos que sobre un Estado castigador. Por este motivo, hay una idea que sobrevuela la película durante las más de 3 horas de duración, y se relaciona con el buen obrar y el mal obrar. Más allá del castigo carcelario impartido por la justicia de un Estado, lo fundamental estaría en el terreno de la conciencia. A fin de cuentas, según la visión del director, la gente que obra de mala manera será castigada de una u otra forma, y en un lapso variable de tiempo; por el contrario, los que obran bien, serán recompensados de formas más o menos indirectas. La idea de que hay “algo más” que está por encima de los personajes (algo sobrenatural) es una constante durante la película. Hay entonces una idea de que existen dos tipos de justicia, una (la justicia real, intangible, “cósmica”) por encima de la otra (la “justicia” tangible del sistema: representada por el sistema carcelario en este caso). Es importante destacar que el director (Frank Darabont) dirigió otra película llamada “The Shawshank Redemption” , que se relaciona con The Green Mile (ambas escritas por Stephen King) : la situación se repite, una persona es encarcelada por un crímen que no cometió. The Green Mile elige un camino diferente a The Shawshank Redemption en el sentido de que no existe una posibilidad cierta por parte del personaje encarcelado de escapar de las 4 paredes que lo esperan antes de la silla eléctrica (como sí ocurre con el protagonista de The Shawshank Redemption, quien logra escapar al final). Pero si, como decíamos anteriormente, The Green Mile plantea una justicia trascendente por encima de la justicia social impartida por una institución, entonces el personaje que termina en la silla eléctrica, de todas maneras accede a su propia redención sobre el final. ¿Por qué? Porque está en otro mundo, y no se rige por las leyes del mundo material en el que vivimos. Las leyes que se aplican en nuestra realidad escapan a la posibilidad de redención que el personaje busca, y se encuentran contenidas en otro plano de la realidad, el plano espiritual.

Por Hernán Touzón y Camila Paz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s