#229. Sunset Blvd. (Billy Wilder, 1950)

★★★★½ (9/10)

Sunset Blvd. es una película sobre el pasado, pero para el espectador actual, es una película sobre el pasado del pasado. El presente serían los años 50 de Hollywood, y el pasado la época dorada del cine mudo, con su star system y los directores que hacían grandes producciones, alimentadas por la sed de nuevos títulos de la audiencia. Era la época en la cual un nombre (Valentino, Garbo, Pickford) garantizaba el éxito. Muchas de estas estrellas se vieron perjudicadas y destinadas al olvido con la llegada del cine sonoro. Ya no bastaba con una mirada encantadora, ahora era necesario saber actuar a través del habla. Los diálogos estaban cada vez más presentes y las miradas eran cada vez menos imponentes. Estos avances tecnológicos son inevitables, y dan cuenta, como consecuencia, de que a nadie le importa menos el pasado que a los productores de Hollywood, siempre preocupados por el éxito comercial. Si un sistema de producción es obsoleto, se reemplaza por otro, sin importar la gente involucrada y perjudicada.
Sunset Blvd. narra la historia del personaje ficticio Norma Desmond (Gloria Swanson), una de las grandes actrices del cine mudo, caída en el olvido, y recluida en su mansión sobre la calle que da título al film. A través del encuentro fortuito con Joe un escritor/guionista venido a menos interpretado por William Holden, conocemos a la olvidada Norma, quien vive aferrada a un pasado glorioso, que contrasta con el “moderno”presente, sitio donde ya nadie la recuerda. Es importante destacar la utilización de la palabra “sitio” para hablar de “otra época”. Hablar de la época dorada del cine mudo como un “lugar” nos acerca a la idea central de la película. No es solo que Norma vive en el pasado, la cuestión central es que ella vive el pasado como un “espacio” y no como un tiempo. No es que Norma quiera volver al pasado, sino que se encuentra atascada en un espacio-tiempo que la reconforta, y la aleja de la realidad: ya nadie la conoce. Sabe que son los 50 pero vive como si los 50 nunca hubieran llegado. La situación de Joe es bastante peculiar: está atrapado entre dos mundos, el del pasado y el del presente. La realidad es que no sabe hacia donde dirigirse, y por este motivo, se siente empujado hacia uno y otro lado, sin poder decidirse. Esta falta de decisión es lo que hace que la película siga avanzando y podamos conocer la vida de Norma, quien intentará por última vez, volver a la pantalla grande, intentando filmar una superproducción con el aún vigente director Cecil B. De Mille (que se interpreta a sí mismo).
A nivel guión, la película tiene muchos aciertos. La idea de narrar todo como un flashback contado por Joe genera un desconcierto sobre el final…no voy a adelantar nada por respeto al lector que no haya visto la película…solamente decir que hay que estar atento a ese recurso bastante moderno. Por otra parte, en cuanto al estilo, la película trabaja en varios registros superpuestos, que le dan elegancia a la forma final. Por momentos se trata de una película de suspenso, por otros un drama o quizás un melodrama y como agregado cuenta con algunos elementos del policial negro.
Por Hernán Touzón 
Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *