#808. Sex, Lies and Videotape (Steven Soderbergh, 1989)

#808. Sex, Lies and Videotape (Steven Soderbergh, 1989)

★★★★ (8/10)

Las cámaras de video hogareñas plantearon una revolución debido a que permitieron capturar(nos) y nos dieron la posibilidad de ver nuestras propias vidas desde la óptica de un espectador o un tercero. Esta sensación de distanciamiento es inteligentemente aprovechada por Steven Soderbergh para narrar una historia en la que las íntimas confesiones serán el plato fuerte. ¿Qué mejor momento para hacer una confesión que frente a una cámara de video? La paradoja es clara, nos liberamos de nuestros prejuicios si estamos ante una cámara pero no lo hacemos si estamos en público. La cámara es como un terapeuta, que escucha (graba) pero no dice nada, y además nos permite hacer catarsis. Pero como en toda historia, hay personas, y no sólo cámaras, y los personajes tendrán que enfrentarse a sus propios conflictos tarde o temprano. Ann no está contenta con su matrimonio, y Graham tiene algunos trastornos que está intentando resolver. La historia nos irá develando sus más profundos deseos y en determinado momento, una charla entre ambos les abrirá el camino hacia la verdad; y la cámara del director estará ahí para que lo podamos ver.
Por Hernán Touzón
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s