The Kid Brother (Ted Wilde, 1927) con Harold Lloyd y Jobyna Ralston

★★★★★ (10/10)

Ver películas cercanas al comienzo del sonoro nos pone en aprietos siempre. La idea de que un cambio tecnológico siempre implica avances es discutible. En el caso del sonido, hasta se podría asegurar que su aparición en el cine fue un retroceso, o quizás un parate en el desarrollo del lenguaje (complejo) del cine mudo. Michel Chion dice que en realidad debería llamarse “cine hablado” al “cine sonoro”, porque “…el cine desde su nacimiento fue sonoro” (desde el comienzo se utilizó la música para acompañar las proyecciones)”. La película The Kid Brother es una de las tantas pruebas del desarrollo complejísimo al que se había arribado en el “cine mudo” para el año 1927. Una película con varias tramas que se entrelazan, cuya música nunca se vuelve monótona; la misma -apelando a las variaciones sobre un leit motiv- siempre está resaltando o marcando momentos específicos de la trama. Una película divertida pero no superficial, de la mano de un Harold Lloyd afiladísimo en su performance. Una joya para volver a ver una y otra vez.

Por Hernán Touzón

Categories: 1001 Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *